Antonio Esteban Villalobos: “La persecución contra las terapias naturales alcanza niveles delictivos”

With 0 Comments, Category: BLOG,

José Antonio Campoy

Fundador y presidente de Soria Natural Antonio Esteban Villalobos se mantiene a sus 75 años tan sorprendentemente activo como siempre dirigiendo una empresa de más de 600 trabajadores -56 de ellos titulados superiores- presente en más de 30 países y cuyas instalaciones en España ocupan 30.000 m2 en las que se fabrican alimentos especiales, plantas medicinales, complementos nutricionales, fármacos, -incluidos los homeopáticos- y cosméticos naturales además de hacer investigación en colaboración con centros y universidades de prestigio. Hablamos en suma de una empresa internacional de vanguardia cuyo presidente decidió hace unas semanas no permanecer callado ante la actual campaña orquestada contra las terapias no convencionales por la Organización Médica Colegial (OMC) y denunciarla públicamente.

Antonio Esteban Villalobos

El pasado 4 de mayo el presidente de Soria Natural, Antonio Esteban Villalobos acudió al Congreso de los Diputados en compañía de su hijo Rafael Esteban -Consejero Delgado de la empresa-, de Enrique Granda Vega -ex Subdirector General de Ordenación Farmacéutica del Ministerio de Sanidad, ex Adjunto al Director de Comunicación del Gabinete del ex Presidente del Congreso Jesús Posadas y Director del Observatorio del Medicamento de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE)– y de quien esto suscribe -en calidad de Director de Discovery DSALUD y presidente de la World Association for Cancer Research (WACR)- donde fuimos recibidos por cuatro diputados: la Vicepresidenta 1ª de la Comisión de Sanidad del Congreso Mª del Carmen Hernández Bento, el Vicepresidente 2º de la misma Bienvenido de Arriba Sánchez, la Portavoz de Sanidad del Partido Popular Mª Teresa Angulo Romero y la Portavoz Adjunta Isabel Cabezas Regaño. Reunión que tenía como fin mostrar nuestra abierta oposición a la Proposición no de Ley presentada el 14 de febrero por el Vicesecretario General y Portavoz Adjunto del grupo parlamentario de Ciudadanos, José Manuel Villegas, en la que con la excusa de proteger de las “pseudociencias” a los enfermos se proponía que los médicos denuncien a aquellos compañeros -y otros profesionales- que ejerzan toda práctica “alejada de la evidencia científica”. Propuesta inaudita propia de los regímenes no democráticos que pretende imponer no ya a los ciudadanos sino a los propios médicos qué es “científico” en su ámbito y qué no y contribuyan a una intolerable caza de brujas de los que no asuman las verdades oficiales establecidas.

Un mes después -el 14 de junio- nuestros interlocutores serían varios diputados de Sanidad del PSOE, entre ellos la médico y diputada por Toledo María Guadalupe Martín González -Secretaría 1ª de la Comisión de Sanidad del Congreso- y el también médico y diputado por Navarra Jesús María Fernández Díaz -Portavoz de Sanidad del PSOE y exViceconsejero de Sanidad del Gobierno Vasco- quien finalmente sería con quien pudimos hablar extensamente al tener los demás que acudir al pleno ya que en ese momento se estaba celebrando la segunda sesión de la moción de censura presentada por Pablo Iglesias.

Pues bien, quien esto suscribe aprovechó ambas reuniones para -además de hacer numerosas alegaciones sobre tal despropósito- entregar un “breve informe sobre la situación del sistema sanitario español” en el que se recogieron gran parte de las denuncias que la revista lleva efectuando desde hace casi 20 años. “Breve” informe de numerosas páginas que posteriormente se haría llegar a todos ellos por email.

En cuanto a mis acompañantes manifestaron de forma amplia su parecer contrario a la iniciativa de Ciudadanos -que el Partido Popular no está dispuesto a apoyar según se nos dijo- aprovechando asimismo para manifestar el descontento del sector de las terapias naturales por las últimas actuaciones de la Organización Médica Colegial (OMC) y la creación por ésta del llamado Observatorio contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias integrado por cinco personas que se han autoarrogado el derecho a decidir qué tipo de medicina o terapia es a su juicio científica y cuál no haciendo una lista de todo aquello que consideran “pseudociencias” o “pseudoterapias”, incluyendo entre ellas a las medicinas y terapias que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) lleva años avalando y pidiendo que se regulen e introduzcan en el sistema sanitario de todos los países.

A fin de cuentas Antonio Estaban Villalobos no solo es fundador y actualmente presidente del Consejo de Administración de Soria Natural -una de las empresas más potentes del sector en toda Europa- sino también miembro de la Plataforma por la Salud Natural (PSANA), asociación que agrupa a los fabricantes, herbolarios y naturópatas españoles.

INDIGNACIÓN CONTENIDA

El empresario español entregaría a los diputados un breve pero documentado escrito en el que detalló no solo la importancia del sector en España sino la cantidad de puestos de trabajo que proporciona y los beneficios que para la salud obtienen los ciudadanos así como el propio sistema sanitario español cuyo colapso ayuda a evitar porque muchos ciudadanos optan hoy por recurrir a métodos naturales complementarios y alternativos en lugar de a los farmacológicos y iatrogénicos que en él imperan y cuya presunta eficacia, por otra parte, está en entredicho en la mayoría de los casos. Y es que como hemos comentado ya en la revista muchas veces de los 3.000 tratamientos convencionales que utilizan los médicos y ha analizado el British Medical Journal solo el 11% son claramente beneficiosos, el 24% pueden ser algo beneficiosos, el 7% están entre beneficiosos y dañinos, el 5% es poco probable que sean beneficiosos y el 3% pueden ser ineficaces y/o dañinos. Del otro 50% no se sabe ¡nada (puede comprobarse pinchando en http://clinicalevidence.bmj.com/x/set/static/cms/efficacy-categorisations.html).

En suma, cientos de empresarios y decenas de miles de profesionales están siendo acosados de manera injustificada y Antonio Esteban Villalobos no estaba dispuesto a consentirlo cruzado de brazos como muchos otros. Y de ahí que ante el temor y las dudas de muchos decidiera dar un paso adelante, razón más que suficiente para que le sugiriéramos mantener una entrevista y dar a conocer su parecer ante nuestros lectores, algo a lo que accedió amablemente.

-Díganos, ¿fue la propuesta de Ciudadanos lo que le llevó finalmente a actuar?

-Entre otras cosas ya que la actuación de la Organización Médica Colegial (OMC) también me parece vergonzosa. Desde luego ni yo ni ninguno de mis colegas en el sector de las terapias naturales -y le aseguro que son muchos- entendemos cómo un partido político español que se autocalifica de liberal -como es el caso de Ciudadanos– puede apoyar que los médicos que no solo ejercen la medicina farmacológica y los naturópatas sean denunciados por quienes ni conocen ni ejercen la Medicina natural. Es más, tengo ya muchos años como para no intuir que se trata de una insidiosa campaña orquestada y pagada tras la que hay oscuros y espurios intereses.

-¿Sabe usted cuántas personas del sector de la Medicina Natural podrían resultar perjudicadas si se logra estigmatizar las medicinas y terapias naturales?

-Dependen laboral y económicamente del sector no menos de 100.000 personas; entre ellas cerca de 30.000 naturópatas además de muchos médicos naturistas con los que llevamos décadas trabajando. Hablamos de familiares y empleados de 4.500 herbolarios y de cientos de laboratorios y distribuidores de plantas medicinales. De hecho son los que principalmente recomiendan los productos fitoterápicos, dietéticos, nutracéuticos, ortomoleculares y cosméticos. Luego la idea de acabar con ellos tiene que ser una estrategia de la industria farmacéutica para eliminar a su única competencia. A fin de cuentas en España solo hay unos dos mil médicos naturistas.

-Uno de los principales argumentos es que los naturópatas carecen de la formación adecuada.

-Es falso. Conozco personalmente a cientos y ya quisieran muchos licenciados en Medicina poseer sus conocimientos sobre alimentación, nutrición, plantas o suplementos ortomoleculares. Otra cosa es que pueda haber algún caso de mala praxis como puede acaecer en cualquier sector. El problema es que mientras en la mayor parte del mundo su enseñanza y ejercicio están oficialmente reglados aquí no es así. ¿Por qué? Porque quienes alegan eso son precisamente quienes lo han impedido presionando a los gobiernos de uno y otro signo que han gobernado en España en las últimas décadas. Son pues unos hipócritas oportunistas. Dicho esto puede que haya naturópatas poco preparados pero me consta que no es el caso de la inmensa mayoría ya que si bien la enseñanza no está reglada hay numerosas escuelas de alto nivel en las que se forman. Así que podrá decirse que sus títulos no son “oficiales” pero existen y en la mayor parte de los centros la enseñanza es buena. Obviamente en unos mejor que en otros pero eso pasa también con las facultades de Medicina, Derecho e Ingeniería.

Mire, lo que necesitamos es que se reglamente adecuadamente la enseñanza académica y el ejercicio profesional de las mal llamadas medicinas complementarias y alternativas en lugar de demonizarlas. Es de hecho lo que lleva años pidiendo la OMS, el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo. Y dejar de decir que las evidencias de sus beneficios son menores que los de la medicina farmacológica porque es sencillamente mentira. Hay decenas de miles de trabajos científicos publicados en revistas médicas que avalan las posibilidades terapéuticas de la Medicina Naturista, la Medicina Tradicional China, la Homeopatía, la Fitoterapia, la Nutrición Ortomolecular, la Nutracéutica, la Dietética, la Osteopatía, la Ozonoterapia, la Hidroterapia, el ayuno y muchas otras disciplinas orientadas a equilibrar el organismo para recuperar la salud. Por tanto quienes lo niegan mienten confiando en la ignorancia de la gente menos versada. ¿Que no hay estudios científicos que los  avalan? ¡Hay decenas de miles! Lo que pasa es que los ignoran. Pero, por favor, ¡si muchas se imparten en universidades públicas de todo el mundo!

-No son solo en todo caso Ciudadanos y la Organización Médica Colegial quienes participan en la campaña. La gran industria farmacéutica controla a través de testaferros las grandes agencias reguladoras, los ministerios de Sanidad de casi todo el mundo, los centros de investigación y las principales sociedades médicas y científicas así como las de enfermos. Sin olvidar a muchos grandes medios de comunicación.

Soy muy consciente. He manifestado en mi escrito ante los diputados que a veces hasta toman medidas de presión violentas y que no dudan en mentir y asustar tanto a los consumidores como a los prescriptores. Tienen experiencia en la manipulación de la opinión pública dedicando a ello simplemente una pequeña parte de sus desorbitados beneficios. Fíjese lo que han hecho con la Homeopatía. Han logrado ridiculizarla y que las universidades dejen de impartir su enseñanza. Y presionan a los médicos para que la abandonen utilizando a sus propios colegios profesionales con la amenaza de retirarles la licencia. Cuando se trata de una medicina avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se ejerce en todo el mundo desde hace más de 200 años y sus productos tienen en toda Europa la consideración legal de fármacos. Es evidente que la persecución contra las terapias naturales alcanza niveles delictivos. Lo inaudito es que utilizan ya también a personajes dogmáticos e intolerantes, a un sinfín de esbirros y mercenarios que mueven por dinero las redes sociales e influyen en los medios de comunicación. Es más, si lo consideran necesario, corrompen, extorsionan y amenazan.

-Ataque que ahora han extendido a toda la Medicina Natural…

-Sí. Y no es difícil saber por qué. La razón es puramente económica: quieren el monopolio. Y, por cierto, no deja de ser contradictorio que las principales multinacionales farmacéuticas estén comprando laboratorios de plantas medicinales e incorporando a sus catálogos los complementos que éstas producen.

En fin, tras muchos sacrificios y esfuerzos y sin ayuda estatal alguna hemos conseguido que aproximadamente el 15% de los españoles solucionen sus problemas básicos de salud sin tomar fármacos. Y no están dispuestos a consentirlo.

Por eso han acuñado los estúpidos vocablos de “pseudociencia” y “pseudoterapia” y califican de producto milagro” -que sin duda los hay- todo producto de claros efectos terapéuticos no patentable. Y como la gente en general no sabe la verdad de lo que está pasando es fácil confundirlos usando medios de comunicación de masas y redes sociales que pueden ganarse un buen dinero con ello.

-Lo más grotesco es que la fabricación y comercialización de productos naturales

-Lo más grotesco es que la fabricación y comercialización de productos naturales está sometida a fuertes exigencias legales.

-Cierto. Y se lo he recordado a los diputados en mi escrito. Para que sus lectores se hagan una idea le diré que Soria Natural dispone de un sistema de gestión de calidad conforme a UNE-EN ISO 9001:2008, un sistema de gestión ambiental conforme a la norma UNE-EN ISO 14001:2004, Certificados por Normas de Correcta Fabricación (GMP) y certificado como operador ecológico del Consejo de Agricultura Ecológica de Castilla y León (CAECYL). Y hemos sido auditados para el cumplimiento del Sistema de Gestión energética según UNE-EN ISO 50001. Y por si fuera poco en la actualidad se están implantando los estándares de seguridad alimentaria IFS Food (versión 6) y Global Standard for Food Safety ( versión 7), el Estándar del Sistema de Licencia Europeo (ELS) y el de Garantía Controlada de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE ).

-Sabemos que además ustedes tienen laboratorio propio de investigación -han tenido incluso un animalario- y colaboran desde hace años con centros de investigación y universidades.

-Efectivamente. Nuestra empresa está dotada de un laboratorio de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) que genera constantemente nuevos productos naturales y de un departamento de Registros que actúa en casi 40 países. ¡Porque esa es otra! Desde hace años -nosotros y la gran mayoría de las empresas del sector- tenemos que registrar nuestros productos en otros países europeos -y pagar allí las correspondientes tasas- porque en España se ponen trabas que en otros países no existen. Con lo que después hay que comunicar aquí la puesta en mercado y volver a pagar. En nuestro país no es que no se apoye al sector, es que se le ponen todo tipo de trabas. Es lamentable y solo se explica por el poder que tiene la industria farmacéutica en nuestras administraciones sanitarias.

Mire, muchos de nuestros productos son sometidos a rigurosos ensayos clínicos. Muchos de ellos en centros de investigación y hospitales, tanto extranjeros como nacionales.

-¿Puede darnos algunos ejemplos?

-Claro. Hemos trabajado por ejemplo en colaboración con el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca durante siete años, con el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, con el Hospital La Fe y el Hospital Arnau Villanova -ambos de Valencia-, con hospitales de Barcelona, Mataró y Utrera, con la Universidad Politécnica de Valencia, con la Universidad de Santiago de Compostela y con el Centro de Alto Rendimiento de  Camagüey en Cuba. En fin, con bastantes.

-¿Y tienen ustedes profesionales universitarios cualificados que desarrollen ese trabajo? 

-En estos momentos 56 titulados superiores: médicos, farmacéuticos, biólogos, químicos, ingenieros de múltiples disciplinas, economistas, abogados, dietistas, técnicos en ciencias de la alimentación, veterinarios… De hecho en nuestras instalaciones de Garray (Soria) contamos con un excelente laboratorio farmacéutico que incluye una planta piloto de fluidos supercríticos y de cultivos in vitro que supuso una inversión de dos millones de euros en el que se controlan e investigan las propiedades de plantas medicinales, complementos nutricionales, productos homeopáticos, alimentos especiales analérgicos, ecológicos e integrales y hasta productos de cosmética natural. Todo ello cumpliendo las normas legales que antes cité.

Y tenemos otro laboratorio similar aunque más pequeño en Querétaro (México), país en el ya hemos registrado 165 productos -120 productos de herbolario y 45 homeopáticos- y tiene regulada la Medicina Natural y sus productos; regulación en la que tuve el honor de colaborar hace años.

Mire, no quiero alardear pero damos trabajo a mucha más gente en España que la inmensa mayoría de los grandes laboratorios farmacéuticos que tienen aquí básicamente visitadores médicos dedicados a ·convencer” a los médicos de que receten sus productos y a “influir” y “presionar” a las autoridades sanitarias, a los médicos y a los medios de comunicación. De hecho la mayor parte del gasto farmacéutico no se dedica a investigación sino a “promocionar” sus fármacos. Y todos sabemos cómo “invierten” su dinero.

-Cierto; si esas prácticas se hicieran en otro sector sus autores estarían todos judicialmente procesados. Hacen entonces ustedes estudios toxicológicos para controlar la seguridad y calidad de sus productos…  

-Evidentemente; en todos aquellos productos que lo requieren. Para garantizar no sólo la seguridad de los productos que ya elaboramos sino la de productos de nuevo diseño aún no comercializados pero que se encuentran en fase de desarrollo. Además el 70% de las materias primas que empleamos para fabricar nuestros más de 800 productos las producimos nosotros mismos en nuestros campos de cultivo ecológico o en nuestras 5.000 colmenas lo que para nosotros es ya, en sí mismo, una garantía de calidad. En cuanto al 30% restante que necesitamos adquirir -porque en Soria no se dan determinadas plantas o porque ha habido problemas climatológicos que nos han impedido cultivarlas- le aseguro que sólo adquirimos materias primas de las que tengamos certeza de haberse obtenido con los mismos rigurosos criterios de calidad que imponemos a nuestros cultivos. Y en cuanto a los controles que se aplican sobre el producto ya terminado van en la misma línea de exhaustividad que asegure que el producto fitoterápico, dietético, de alimentación ecológica, etc., que adquiere el consumidor es de la máxima calidad. En este punto además del control microbiológico hacemos análisis de los principios inmediatos del producto final y cuantificamos carbohidratos, proteínas, grasas, minerales, humedad, vitaminas hidrosolubles y liposolubles, fitohormonas, actividad enzimática, antioxidantes, etc. Tanto para verificar su pureza como para determinar su contenido. Además estudiamos su estabilidad, caducidad, características organolépticas, tiempo de desintegración de cápsulas y comprimidos, su peso, su volumen y, sobre todo, sus principios activos así como la no presencia de pesticidas o radioactividad. Lo que garantiza su procedencia de cultivo ecológico. En fin, distintos y muy variados procedimientos técnicos. La idea es asegurarse concienzudamente de la calidad y seguridad de nuestros  productos antes de que lleguen a manos del consumidor pasando todos los análisis que sean necesarios para garantizar su calidad biológica pero también su eficacia terapéutica.

-Pues es evidente que la industria farmacéutica no puede decir lo mismo porque una vez aprobados han tenido que ser retirados de las farmacias o modificados sus prospectos para añadir nuevas contraindicaciones, interacciones negativas y/o efectos secundarios -algunos muy graves- ¡cientos de fármacos! Y al menos en España casi siempre les sale gratis porque mientras en Estados Unidos las tropelías las pagan económicamente para librarse de los procesos judiciales ¡aquí se les exonera! En Estados Unidos y otros países se les piden responsabilidades, aquí se las protege y se deja indefensas a las víctimas. Lo que apoya por sí solo sus acusaciones -que compartimos por completo- de corrupción generalizada en el sector sanitario. ¿Quisiera añadir algo más?

-Que ya es hora de que se nos escuche. A lo largo de estos últimos 35 años he hablado con infinidad de personalidades con teórica capacidad para solucionar el problema y solo he recibido buenas palabras. Y creo que la Proposición no de Ley de Ciudadanos da la oportunidad al actual gobierno de dar la talla y acabar de una vez con esta incomprensible e irracional situación.

Jose Antonio Campoy

En A.P.E.N.B. usamos cookies para el correcto funcionamiento de la web y para personalizar tu experiencia en el sitio. Las cookies no pueden acceder a información almacenada en tu disco duro, o dañar o poner en peligro tu ordenador. Si cierras esta notificación o continúas explorando el sitio, estás aceptando el uso de cookies por nuestra parte.