Falsa Aromaterapia Egipcia

With 0 Comments, Category: BLOG,

falsa aromaterapia egípcia

Hace unos cuantos años que en España (tierra de pícaros por excelencia) se mueven a sus anchas una serie de personas que dicen practicar “Aromaterapia Egipcia” con una serie de aromas supuestamente basados en esa tradición espiritual.

He conocido a muchos alumnos que me han traído a clase esos aromas y han seguido las formaciones de la supuesta “Escuela de Aromaterapia Egipcia” y seguidores tanto en España como en América, por lo que puedo hablar con propiedad de lo que a continuación voy a denunciar.

no a los lácteos

Lo siento por las personas de buena fe que creen estar obrando correctamente aplicando estos productos, pero esta mentira no puede seguir moviéndose impunemente por más tiempo, obro en bien de la Aromaterapia y del uso correcto de la misma.

– Estoy harto de que se prostituyan y degraden conceptos que son sagrados para mí: “Aromaterapia” y “aceites sagrados”.

– Estoy cansado de tener que dar explicaciones y desmontar los “castillos en el aire” que estos desaprensivos han montado engañando y estafando a las personas de buena fe que buscan sanación y respuestas válidas para sus problemas y procesos personales.

– Estoy cansado de que se engañe de una forma tan descarada y con tanta desfachatez y nadie diga nada al respecto. Hay muchos profesionales de la Aromaterapia en el país que saben de lo que estoy hablando.

Aromaterapia Egipcia. Ni es Aromaterapia, ni es Egipcia.

En primer lugar, no es Aromaterapia porque la Aromaterapia de verdad se practica exclusivamente con aceites esenciales y esencias 100% puras y naturales.

Resulta que todos estos aromas que hacen servir son esencias de perfumería, sintéticas, artificiales, y además de una calidad bastante baja. Demostraré que se trata de falsa aromaterapia egipcia.

Este es el listado de “aceites sagrados” (además tienen la desfachatez de llamar “sagrada” a esta basura química):

ÁMBAR ROJO, MUSK O ALMIZCLE, JAZMÍN, ROSA, ÁMBAR CACHEMIR, SÁNDALO, LOTO, PAPIRO, MIRRA, INCIENSO, FLOR DEL NILO, AGUA DORADA, CARNATION, FLORES DE SAKKARA.

¿Cómo sé que es falsa aromaterapia egipcia? Porque llevo más de 30 años en el sector y sé distinguir perfectamente entre algo sintético y algo natural. Pero bueno, eso tiene poco mérito, cualquier estudiante de perfumería de primer año puede detectar, sin necesidad de ningún tipo de análisis y sólo olfativamente, en este caso, que se trata de aromas artificiales, no de esencias naturales. Por lo tanto, puede afirmarse sin ningún género de dudas, que estos productos son falsa aromaterapia egipcia.

En segundo lugar, porque una gran parte de los aromas de este listado, no existen en forma de aceite esencial ni esencia natural. Simple y llanamente.

No existen las esencias naturales de ámbar (¿cachemir es una broma no?), loto, papiro, flor del nilo, agua dorada, carnation y flores de sakkara.

Al olfato, sin perder el tiempo con una cromatografía o una espectrometría de masas (pero si hay que hacerlas, se pueden hacer…) todas esos aromas son los típicos empleados tanto en perfumería como en cosmética, absolutamente sintéticos y que no tienen nada que ver con los aromas naturales de las flores o plantas de los que toman nombre.

Puntualmente puede encontrarse absoluto de loto y de carnation (clavel en inglés) que, evidentemente, no tienen nada que ver con los que se usan en esta falsa aromaterapia egipcia.

Otros como jazmín, rosa, sándalo, mirra e incienso, demuestran al análisis olfativo lo mismo: productos de síntesis, de baja calidad, que no tienen nada que ver con los aceites esenciales y absolutos de dichas plantas que sí existen y pueden encontrarse en el mercado.

En cuanto al ámbar y el almizcle, son dos sustancias de origen animal de uso prohibido en Occidente, de precios elevadísimos y en el caso del almizcle, de especies en vías de extinción. Pero que no se preocupen los defensores del reino animal, al análisis olfativo, confirman lo del resto de esencias, ser falsa aromaterapia egipcia, típicos aromas artificiales.

No vale la excusa del “ámbar vegetal” que suele ser el argumento de todas las empresas que venden como natural este tipo de aromas, no es el caso, es un ámbar artificial, el típico de la industria perfumística.

Por lo tanto, todos estos aromas artificiales carecen de propiedades terapéuticas y tienen una serie de inconvenientes ligados a su naturaleza química artificial que no tienen los aceites esenciales y esencias que usamos en Aromaterapia.

Los casos de mejora de personas que he conocido, se deben tanto al efecto de la sugestión, como al poder que puede tener la persona que los aplica. Hay gente que sana con agua. El uso prolongado de este tipo de productos químicos revelará problemas de salud más o menos importantes, no de forma inmediata, sí a medio y largo plazo, como ocurre con todos los químicos aromáticos artificiales.

En tercer lugar, no es egipcia, porque la elaboran en este país, pero sobre todo porque no tiene nada que ver con la tradición esotérica ni espiritual egipcia y porque simplemente se trata de un engaño y una estafa basada en la credulidad y buena fe de las personas que ingenuamente se han tragado todas las mentiras que enseñan.

Las vías auténticas de espiritualidad no se valen del engaño y la mentira. Estos pretendidos “egipcios” lo hacen, por lo tanto, es un argumento más que demuestra la falsa aromaterapia egipcia.

Jugar con lo sagrado y comerciar con ello tiene un coste,

Es una falta de respeto y de consideración hacia una tradición espiritual muy antigua y poderosa –la egipcia- y alentar sanaciones, curaciones y equilibrios energéticos basándose en el uso de sustancias químicas sintéticas, que carecen de la armonía, sabiduría y equilibrio del mundo vegetal, un insulto tanto a la Aromaterapia profesional como a las tradiciones espirituales de sanación que nos han legado nuestros ancestros.

Lo mejor que puede hacer esa empresa o empresas que consciente e inconscientemente están jugando con lo sagrado, es retirar del mercado esas basuras o bien informar sin engañar a nadie de que se trata de productos sintéticos de perfumería y no de auténticos aceites esenciales, además de dejar de usar el término Aromaterapia” para seguir comerciando con ellos.

Para todas aquellas personas que conozco, que de buena fe creen en las mentiras que les han contado y enseñado, lo mejor que pueden hacer con ese tipo de productos de falsa aromaterapia egipcia, es llevarlos a un lugar seguro donde puedan quemarse y no arrojarlos al medio ambiente (son altamente contaminantes especialmente para el medio acuático), tampoco usarlos ni en difusión ambiental ni en ningún tipo de aplicación, ni externa ni por supuesto interna, son venenos potenciales.

Y si alguien no se lo cree, que se tome la molestia de analizarlos y comparar los resultados con cualquier perfumista de verdad o experto en perfumería convencional. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, y en este caso, la mentira es tan grande que la caída también lo será.

Queda abierta la posibilidad de realizar a través de la Asociación Española de Aromatología, las pruebas de laboratorio necesarias para determinar documentalmente lo que para un olfato medianamente entrenado es más que evidente: info@aearomatologia.org

Enrique Sanz Bascuñana.
Aromatólogo A.E.A. Maestro Artesano Perfumista. Perito Judicial.
Presidente de la Asociación Española de Aromatología.

 

En A.P.E.N.B. usamos cookies para el correcto funcionamiento de la web y para personalizar tu experiencia en el sitio. Las cookies no pueden acceder a información almacenada en tu disco duro, o dañar o poner en peligro tu ordenador. Si cierras esta notificación o continúas explorando el sitio, estás aceptando el uso de cookies por nuestra parte.