¿CÓMO ES QUE LA CURCUMINA PODRÍA COMBATIR EL CÁNCER?

¿CÓMO ES QUE LA CURCUMINA PODRÍA COMBATIR EL CÁNCER?

With 0 Comments, Category: EDITORIAL,

Historia en Breve

  • La curcumina es el ingrediente bioactivo presente en la cúrcuma, que es responsable de más de 150 efectos potencialmente terapéuticos en el cuerpo
  • La curcumina ha exhibido actividad para prevenir y tratar las células cancerígenas, y podría ayudar tanto a disminuir los efectos negativos de los agentes de quimioterapia como a intensificar la capacidad de los medicamentos para destruir el cáncer
  • Al ser consumida sola, la curcumina tiene una biodisponibilidad deficiente; sin embargo, existen métodos que pueden mejorar su absorción y ayudar a elevar sus niveles terapéuticos

La cúrcuma es una especia para preparar curry amarillo, utilizada en la cocina india, y tiene un largo historial de uso medicinal en la Medicina Tradicional China (TCM) y ayurvédica.

La curcumina es uno de los ingredientes bioactivos más estudiados en la cúrcuma, exhibe más de 150 propiedades potencialmente terapéuticas, incluyendo poderosa acción antiinflamatoria, antimicrobiana y anticancerígena.

El cáncer tiene un impacto global sorprendente y genera una gran carga financiera y emocional en las familias que afecta. En los Estados Unidos, casi el 40 % de los hombres y mujeres son diagnosticados con cáncer a lo largo de su vida y, cada año se gastan más de 125 000 millones de dólares en tratamientos médicos y atención al paciente.

La Sociedad Americana contra el Cáncer calcula que en 2017 hubo más de 1.6 millones de nuevos casos diagnosticados, lo que equivale a 4630 casos nuevos y 1650 muertes diarias. Los tipos de cáncer más comunes incluyen al cáncer de mama, colon, pulmón y próstata.

A pesar de los avances en los protocolos de tratamiento contra el cáncer, los científicos se han percatado de que la prevención desempeña un papel esencial en la disminución del número de personas que mueren por causa de la enfermedad.

Después de 30 años de investigación del Instituto Nacional sobre el Cáncer, que ha analizado más de 1000 sustancias diferentes, la curcumina se ha unido a un grupo élite que ahora se utilizará en ensayos clínicos.

La curcumina podría desplegar múltiples acciones contra las células cancerígenas

Si alguna vez le han diagnosticado cáncer, podría parecerle que apareció de la noche a la mañana; cuando en realidad, las células cancerígenas tardan años en desarrollarse.

La evolución del desarrollo normal de una célula a cáncer ocurre en varias etapas. La desregulación de los procesos fisiológicos y mecánicos que inician y estimulan el crecimiento de las células cancerígenas requiere cientos de genes y vías de señalización, lo que evidencia que se necesita un enfoque multiobjetivo para su prevención y tratamiento.

La investigación ha demostrado que la curcumina puede desempeñar una amplia variedad de acciones, ya que es capaz de afectar múltiples objetivos celulares.

Los estudios han encontrado que, según la actividad de la curcumina en el cuerpo, esta especia podría ser un método eficaz para prevenir o tratar el cáncer cuando se utiliza junto con otros protocolos de tratamiento convencionales.

La actividad multifacética de la curcumina la ha hecho útil para el tratamiento de diversos tipos de enfermedades, incluyendo el cáncer de colon, páncreas y amiloidosis.

La curcumina desencadena diferentes acciones que pueden afectar en el desarrollo, replicación y muerte de las células cancerígenas, que pierden la capacidad de morir de forma natural, lo que podría tener un papel importante en la hiperproliferación de las células comunes para convertirse en cáncer.

De igual manera, es capaz de activar la vía de señalización de apoptosis (muerte celular), lo que permite que las células mueran en un lapso de tiempo natural.

Las células cancerígenas pueden prosperar en un entorno inflamatorio. Si bien, la inflamación a corto plazo es beneficiosa para la curación; por otro lado, la inflamación a largo plazo puede incrementar el riesgo de las enfermedades. La curcumina es capaz de bloquear la respuesta proinflamatoria en varios puntos y disminuir los niveles de citoquinas inflamatorias en el cuerpo.

Los fuertes efectos antiinflamatorios de la curcumina podrían coincidir con el efecto de algunos medicamentos.

En las fases tempranas de desarrollo, las células cancerígenas pueden aprender a replicarse y crecer en un entorno que las células normalmente encontrarían inhóspito. Sin embargo, la curcumina puede cambiar la señalización a través de varias vías y detener esa replicación.

Además, la curcumina podría detener la capacidad de replicación de las células madre del cáncer y disminuir su potencial de recurrencia después del tratamiento; así como apoyar a su sistema inmunológico, capaz de buscar y destruir las células cancerígenas prematuras de forma natural.

La curcumina podría optimizar el tratamiento del cáncer y la quimioterapia

Algunas de las mismas acciones de la curcumina en el cuerpo son procesos utilizados para mejorar los tratamientos contra el cáncer y quimioterapia.

Si bien, se ha desarrollado cierta quimioterapia para atacar células específicas, la mayoría de los medicamentos terapéuticos no son específicos y afectan a todas las células del cuerpo. Algunos estudios nuevos han demostrado el interesante potencial de la curcumina para combatir el cáncer.

Además de los cambios en las células que mencioné antes, los investigadores descubrieron que la curcumina puede ayudar a proteger su cuerpo contra el daño causado por la quimioterapia y tratamientos de radiación, y puede optimizar el efecto de los mismos, lo que podría volverlos más efectivos.

Estos efectos se han observado en modelos animales, al tratar tumores de cabeza y cuello, y en el cultivo de cáncer de mama, esófago y colon humanos.

Los pacientes tratados con quimioterapia por leucemia mieloide crónica presentaron una disminución en el factor de crecimiento del cáncer cuando se incluyó la curcumina al protocolo de tratamiento, lo que podría mejorar los resultados de la quimioterapia, en comparación con instaurarlo solo.

En un estudio en pacientes con cáncer de mama que recibieron radioterapia, demostró proteger contra la radioterapia. Al final del estudio, las que tomaron curcumina recibieron menos daño en la piel por radiación.

Asimismo, la curcumina ha sido efectiva contra la angiogénesis en tumores, o desarrollo de nuevos vasos sanguíneos para nutrir el crecimiento excesivo de células cancerígenas, y contra la metástasis.

Esta puede influir en las células cancerígenas a través de múltiples vías, y cumple con las características de un agente ideal para prevenir el cáncer, ya que tiene baja toxicidad, es asequible y de fácil acceso. Sin embargo, aunque es eficaz, tiene una biodisponibilidad limitada.

Su absorción deficiente brinda un beneficio

La biodisponibilidad de la curcumina en su forma sin procesar es limitada. Solo el 1 % del producto es absorbido; incluso los suplementos que tienen una concentración del 95 % se absorberán en un 1 %.

Eso significa que, cuando el suplemento es tomado solo es difícil mantener un nivel terapéutico. Sin embargo, en el caso del cáncer de colon, esta mala absorción en el torrente sanguíneo podría ser una ventaja.

Ya que tiene mala absorción, el tracto intestinal acumula niveles más elevados de curcumina por períodos de tiempo más largos, lo que genera un efecto sobre los tipos de cáncer gastrointestinales. En un estudio, los participantes tomaron una dosis de 1 080 miligramos (mg) diarios de curcumina de 10 a 30 días entre su biopsia inicial y extirpación quirúrgica.

Los pacientes que tomaron el suplemento disminuyeron sus niveles del agente inflamatorio en la sangre, mejoraron su peso corporal e incrementaron el número de células tumorales que moría.

Un equipo de científicos de la Universidad de Pittsburgh en los Estados Unidos y Pondicherry University en India, descubrieron que el ingrediente bioactivo en la cúrcuma, curcumina, podría prevenir y curar el cáncer de intestino.

El equipo descubrió que el compuesto desencadenaba la muerte de células cancerígenas al incrementar el nivel de la proteína etiquetada como GADD45a. El autor principal, Rajasekaran Baskaran, Ph.D., quien ha investigado el cáncer durante 20 años, indicó:

Los estudios sobre el efecto de la curcumina en el cáncer y células normales serán útiles para las investigaciones preclínicas y clínicas en curso sobre este posible agente quimiopreventivo“.

Ya que una mayor biodisponibilidad y absorción también podría mejorar las acciones de la curcumina en el cuerpo, los investigadores han estudiado diversos métodos de suministro, que incluyen la administración por vía oral, intravenosa, subcutánea e intraperitoneal, así como diferentes formulaciones del producto.

La biodisponibilidad mejoró cuando la curcumina fue administrada en forma de nanopartícula, en combinación con el ácido poliláctico-co-glicólico, encapsulación liposomal y cuando fue suministrada por vía oral con piperina, el ingrediente activo de la pimienta negra.

La curcumina podría combatir muchos tipos de cáncer

La investigación demuestra que, si bien la curcumina tiene múltiples vías para combatir a las células cancerígenas, esta sustancia también tiene un efecto sobre múltiples tipos de cáncer. Los estudios estiman que la genética podría estar involucrada en alrededor del 5 % de todos los tipos de cáncer, y que gran parte del desarrollo cancerígeno es atribuido a las elecciones de estilo de vida.

La investigación demuestra que la curcumina exhibe actividad contra el cáncer de mama y puede disminuir el efecto tóxico contra algunos de los agentes de quimioterapia de uso común.

La mitomicina C es un potente medicamento antineoplásico. Sin embargo, su uso prolongado podría provocar daño en los riñones y médula ósea, con un desarrollo tumoral secundario. Al parecer la curcumina reduce los efectos secundarios de la mitomicina C y al mismo tiempo puede mejorar la eficacia del medicamento.

Otro estudio demostró que la curcumina inhibía el crecimiento y metástasis de las células de cáncer de pulmón. Al parecer, uno de los tipos de cáncer más letales del mundo, el cáncer de páncreas, también respondió al uso de la curcumina en ensayos preclínicos.

Todo parece indicar que los efectos antiproliferativos sobre el cáncer de páncreas provienen de la reducción en el estrés oxidativo, angiogénesis y desencadenamiento de la apoptosis en las células cancerígenas.

La apoptosis, acciones antiinflamatorias, disminución de la angiogénesis y de los efectos adversos de los agentes quimioterapéuticos también han ocasionado que los investigadores consideren a la curcumina como una terapia adyuvante en el tratamiento del cáncer de hígado.

Asimismo, la curcumina inhibió y ralentizó el desarrollo del cáncer de vejiga en ratas, detuvo la formación de metástasis en el cáncer de próstata, y combinada con ultrasonido, fomentó la muerte de las células cancerígenas de cuello uterino.

Pero no todos los científicos se encuentran convencidos por los estudios de los últimos 15 años que demuestran los múltiples efectos que tiene la curcumina sobre la respuesta inflamatoria y el cáncer, así como su bajo perfil de toxicidad. En un metanálisis, los investigadores afirmaron que la curcumina no cumplía los criterios como buen candidato farmacológico.

Beneficios adicionales de la curcumina

La curcumina puede proporcionar beneficios adicionales, ya que podría funcionar de la misma forma que algunos medicamentos antiinflamatorios para tratar padecimientos artríticos.

Se encontró que al combinar la curcumina con ejercicio aeróbico, podía mejorar la función de las células endoteliales en mujeres posmenopáusicas, y también se descubrió que mejoraba la disfunción arterial y estrés oxidativo en adultos mayores.

Los procesos de la enfermedad podrían incrementar el estrés oxidativo y formación de radicales libres en el cuerpo. La curcumina es un potente antioxidante, pero también puede mejorar la función de las enzimas antioxidantes en el cuerpo.

Su cerebro podría desarrollar nuevas conexiones estimuladas por el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés). Pero cuando hay niveles inferiores de la hormona, podría vincularse con la depresión y enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, la curcumina puede incrementar los niveles de BDNF y reducir de forma efectiva la posibilidad de presentar un deterioro en la función cerebral relacionado con el envejecimiento.

Además, los investigadores descubrieron que la curcumina generaba un efecto en diversas vías del cuerpo que podrían revertir la resistencia a la insulina, hiperlipidemia y otros síntomas asociados con el síndrome metabólico y obesidad.

Los efectos antiinflamatorios de la curcumina están relacionados con una menor posibilidad de presentar síndrome metabólico y obesidad, lo cual también podría influir en las enfermedades cardíacas, aterosclerosis y diabetes tipo 2.

La regulación genética podría ser una potente acción de la curcumina para combatir el cáncer

Cada vez es más aceptado que el cáncer no es una fatalidad preprogramada, sino más bien el resultado del impacto del entorno en la regulación genética, que puede desencadenar el desarrollo de células cancerígenas. Existen muchos factores que podrían influir y dañar o mutar el ADN y, en consecuencia, alterar la expresión genética, como por ejemplo:

La curcumina exhibe un gran potencial medicinal y preventivo ya que puede disminuir la inflamación, prevenir el desarrollo de suministro de sangre adicional para apoyar el crecimiento de células cancerígenas y destruir las células mutadas, para reducir la metástasis.

Diversos estudios han demostrado que puede impactar en los factores de transcripción y vías de señalización, y han revisado los mecanismos moleculares que utiliza la curcumina para regular y modular la expresión génica. En general, la curcumina es potente, asequible y tiene un bajo perfil de toxicidad.

Cómo usar un suplemento de curcumina

La cúrcuma es una especia maravillosa que es utilizada para cocinar en diversas culturas de Oriente. Es una especia que recomiendo para su cocina, ya que puede combinar bien con salsas de jitomate, caldos, verduras de hoja verde, coliflor, y guisados, así como alimentos salteados.

Debe elegir un polvo de cúrcuma de alta calidad en vez de polvo de curry, ya que los estudios han encontrado que algunos polvos de curry tienen muy poca curcumina.

Si busca efectos terapéuticos, es posible que deba considerar tomar un suplemento. Es difícil obtener la dosis de curcumina utilizada en la investigación tan solo de su alimentación. Las típicas dosis anticancerígenas varían entre 1 200 y 3 000 gramos de extracto de curcumina biodisponible.

Puede incrementar su absorción a través de una microemulsión, al combinar 1 cucharada de curcumina en polvo con 1 o 2 yemas de huevo y 1 o 2 cucharaditas de aceite de coco derretido, ya que la curcumina es liposoluble. Luego, utilice una batidora manual de alta velocidad para emulsionar el polvo.

También podría mejorar su absorción por medio del proceso de ebullición. Agregue 1 cucharada en 1 litro de agua hervida. (Si lo agrega en agua a temperatura ambiente y luego la hierve, no funcionará adecuadamente).

Después de hervirla durante 10 minutos, habrá creado una solución al 12 % y podrá beberla una vez que se haya enfriado. Con el tiempo, la curcumina se desprenderá gradualmente de la solución y en alrededor de 6 horas obtendrá una solución al 6 %, por lo que es mejor beber el agua en 4 horas.

La curcumina es un pigmento amarillo muy potente que puede decolorar las superficies de forma permanente si no es cuidadoso. Para evitar que su cocina se torne inadvertidamente de un color amarillo, le recomiendo realizar cualquier mezcla bajo la campana de su estufa con el ventilador de extracción encendido para asegurarse de que el polvo no se esparza por su cocina.

De forma alternativa, es mucho más fácil tomar la curcumina como suplemento; solo debe asegurarse de que sea una marca de alta calidad que esté formulada para optimizar su biodisponibilidad. Y debe buscar un extracto de cúrcuma con al menos 95 % de curcuminoides. Solo debe considerar que son relativamente inusuales y difíciles de encontrar.

Marcos Vélez

Compartir esto
Traducir »
En A.P.E.N.B. usamos cookies para el correcto funcionamiento de la web y para personalizar tu experiencia en el sitio. Las cookies no pueden acceder a información almacenada en tu disco duro, o dañar o poner en peligro tu ordenador. Si cierras esta notificación o continúas explorando el sitio, estás aceptando el uso de cookies por nuestra parte.